España Experiencias

Dormir en una casa árbol, una experiencia diferente

10 de agosto de 2020
Dormir en un árbol, una experiencia diferente

Hola viajeros!! Hoy vengo a contaros la experiencia de dormir en un árbol, a 17 metros sobre el suelo, en una cabaña construida alrededor de un tronco de árbol. Esta experiencia es única, diferente, divertida y bonita pero que además, puedes hacer en España. En 2017 durante un road trip por España, viajamos desde Málaga hasta Bilbao y visitamos ciudades como Cáceres, Salamanca, Bilbao o Toledo (entre otros pueblos). Pero, antes de llegar a Bilbao, hicimos una parada en Zeanuri (a 45 minutos de Bilbao) donde pudimos disfrutar de esta maravillosa experiencia de dormir en un árbol (o casa-árbol).

¿Quién no ha soñado alguna vez cuando era pequeño con tener una casita en un árbol como las típicas de las películas Americanas? Para mí siempre había sido un sueño desde pequeña, una ilusión de esas que marcan tu infancia. Esos sueños que recuerdas ya de adulto como una ilusión, pero que aunque parezca que no, se puede hacer realidad! Por eso, cuando descubrí este lugar, tuve claro que teníamos que visitarlo si o si, era una oportunidad para vivir un sueño de la infancia.

Dormir en un árbol, una experiencia única y diferente en España

A nosotros nos gusta mucho planear los viajes pero también nos gusta dejar un poco de espacio a la improvisación. En este viaje llevábamos planeado el recorrido y el tiempo pero teníamos libertad en cuanto hoteles y ruta exacta. Por eso, esta parada fue un extra del viaje y no estaba planeada, pero como íbamos con tiempo, decidimos hacer un pequeño alto en el camino y disfrutar de esta experiencia única y diferente. Nos decantamos por las cabañas de Euskadi porque además de que nos quedaban en el camino, eran las más auténticas y espectaculares, no os perdáis detalle!

La zona alrededor de las cabañas

Experiencia diferente en España dormir en un árbol

Estas cabañas se encuentran en mitad de la naturaleza, el lugar es precioso, una zona frondosa y llena de árboles. Está rodeada por un pequeño riachuelo donde te sientes lleno de paz, armonía y en plena conexión con la naturaleza. Las cabañas (8 en total) están alejadas unas de otras para tener intimidad y a diferentes metros del suelo (por si hay alguno que tenga vértigo no tendrá problema en probar esta experiencia).

Al llegar te encuentras la recepción junto con unos carros zíngaros donde poder disfrutar de otra experiencia diferente. En recepción hay un pequeña cafetería, zona de estar, sauna ecológica y un jacuzzi (del que pudimos disfrutar y fue una gozada!). A la llegada, te dan un mapa para que sepas dónde está tu cabaña y te explican la zona. Es una zona libre preciosa por la que puedes salir a pasear y hacer senderismo. La zona tiene mucho encanto aunque está completamente a oscuras ya que es plena naturaleza.

Dormir en una casa-árbol, la cabaña

Elegimos la cabaña Txantxangorria ya que se encontraba a 17 metros de altura y era una de las más altas. Además como queríamos vivir la auténtica experiencia de dormir en un árbol, nos pareció la más acertada, aparte de que es preciosa y tiene vistas al caserío, al lago y al bosque. Además tenía agua corriente, aunque el WC era seco (es decir que se usaba serrín) también tenía electricidad y una pequeña chimenea artificial que daba un toque romántico y cálido a la estancia 🙂

Subir a 17 metros de altura a través de las escaleras que rodean el tronco de un árbol es toda una aventura no apta para personas con miedo a las alturas! Los detalles de las escaleras y de las cabañas son increíbles, todo tallado en madera natural. La cabaña por dentro está muy bien decorada con detalles preciosos que hacen la habitación muy acogedora.

Debo confesar que por la noche me entró un poco de miedo… y es que la cabaña se movía un poco! Claro, a tanta altura del suelo y con un poco de viento… pues al final se percibía un ligero movimiento de la cabaña (que yo noté porque me entró el pánico pero que es perfectamente aceptable y se podía dormir sin problema). La verdad que el pequeño balanceo hacia la experiencia aún más auténtica y divertida.

Por la mañana te dejan el desayuno colgado de la polea para que no tengas que bajar a por él, por lo que no te molestan y es super fácil de recoger. Croissant, café, zumo y pan con jamón todo perfectamente preparado en una cestita que te daba los buenos días. Nosotros decidimos desayunar en la terraza y disfrutar del buen tiempo de primavera con los primeros rayos de sol 🙂

La verdad que salimos encantados de nuestro alojamiento, la experiencia fue increíble. Somos muy de probar experiencias diferentes y alojamientos extraordinarios, como estas casas flotantes donde pudimos disfrutar de la experiencia de dormir en un barco.

Anímate a probar un alojamiento diferente y único, es super recomendable! ¿Te atreverías a dormir en una casa-árbol?

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bárbara 14 de febrero de 2021 at 20:10

    Me encanto! Si que tiene que ser una experiencia única. Me lo apunto para ir. Muchas gracias!

  • Leave a Reply

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies